España
#AsesoramientoLogístico
Envases ecológicos y por qué es importante para tu negocio
Garry Mockeridge
Garry Mockeridge
Discover content team
5 min read
Compartir en
linkedin sharing button
facebook sharing button
twitter sharing button
Smart Share Buttons Icon Compartir

Si aún no estás utilizando soluciones de embalaje sostenibles, hacer el cambio podría beneficiar a tu negocio de varias maneras. Y si no cambias, podrías arriesgarte a que tu producto parezca desactualizado para tus clientes, ¡incluso antes de que esté listo para usar!

La próxima vez que desenvuelvas un paquete, observa cuántas capas de material de embalaje necesitas romper para finalmente obtener tu artículo. Se estima que hasta siete tipos1 de material de embalaje entran en un solo paquete: cinta, cajas de cartón, relleno de espuma de poliestireno y plástico de burbujas son algunos ejemplos comunes que protegen las mercancías durante el transporte. Antes de que un paquete llegue sano y salvo a la puerta del consumidor, ya ha dejado un rastro de destrucción ambiental a su paso. Y con demasiada frecuencia, este exceso de embalaje termina en la papelera.

Los envases en sí ocupan casi un tercio de toda la producción de plásticos, pero solo el 14 por ciento se reciclará, según un informe conjunto del Foro Económico Mundial y la Fundación Ellen MacArthur. Y este problema de desechos plásticos está aumentando con el aumento del comercio electrónico, que se está expandiendo a una tasa promedio del 20 por ciento al año en todo el mundo. Las ventas globales de comercio electrónico minorista se valoraron en US $ 2.29 billones (€ 2.01 billones) en 2017.

¿Qué es Green Packaging?

Envases ecológicos, envases sostenibles y envases ecológicos son términos que significan lo mismo: envases que tienen el menor impacto posible en el medio ambiente.

Este bajo impacto se logra de varias maneras: limitando los residuos de envases creados, mediante el uso de materiales reciclables o biodegradables, y mediante el uso de energía renovable durante la producción.

¿Por qué es importante el embalaje sostenible para las empresas?

Hay dos razones principales. En primer lugar, porque la sostenibilidad es ahora un problema tan grande entre los consumidores que ser visto como verde es crucial para la popularidad de tu marca y la longevidad de tu negocio. Y en segundo lugar, por el impacto global que los envases tradicionales tienen en el medio ambiente.

Cómo afecta el embalaje de los productos a tu negocio

La mayoría de los consumidores quieren envases ecológicos. Ya en 2020, en una investigación de Trivium Packaging1, el 74% de los encuestados en los Estados Unidos, Europa y América del Sur estaban dispuestos a pagar más por ello. Se ha convertido en una tendencia aún mayor desde entonces.

Los estudios han demostrado que existe una correlación positiva entre los envases ecológicos y la marca positiva, y muchos grupos de defensa del consumidor promueven empresas que utilizan envases sostenibles. Y datos recientes revelan que el 44% de los clientes eligen comprar a marcas con un claro compromiso con la sostenibilidad2.

Como resultado, cada vez más empresas se están dando cuenta de cómo una estrategia de embalaje verde tiene sentido, en términos de adquisición de clientes, retención y lealtad a largo plazo. Y en el entorno comercial ultra competitivo de hoy, es más importante que nunca para tu resultado final que tu empresa adopte prácticas sostenibles.

Hermit crab with a plastic shell

El impacto de los envases en el medio ambiente

Todos nos hemos irritado por los paquetes con el artículo empaquetado en una caja que es demasiado grande para ello, y el vacío lleno de relleno. El embalaje excesivo es obviamente un desperdicio.

Y, independientemente de que el embalaje sea del tamaño adecuado o no, tradicionalmente se han utilizado varios tipos de materiales para un solo paquete: por ejemplo, cinta, cajas de cartón, acolchado de espuma de poliestireno y plástico de burbujas. Muchos de estos materiales de embalaje están compuestos de plásticos. De hecho, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente3, alrededor del 36% de todos los plásticos producidos se utilizan en envases. Y el embalaje es el mayor generador de residuos plásticos de un solo uso en el mundo.

La producción de plástico es también uno de los procesos de fabricación más intensivos en energía en el mundo. Por lo tanto, antes de que un paquete empaquetado tradicionalmente llegue a la puerta de un consumidor, ya ha contribuido seriamente a la crisis climática.

Luego, con demasiada frecuencia, este embalaje termina en un vertedero o se convierte en basura. El plástico puede tardar hasta 1.000 años en descomponerse, por lo que se acumula en el medio ambiente, dañando el suelo, envenenando las aguas subterráneas y asfixiando la vida marina. Los microplásticos ingresan al cuerpo humano, con el potencial de causar graves impactos en la salud, e incluso se han encontrado en las placentas de los bebés recién nacidos.

El impacto de los residuos plásticos en el medio ambiente

Según la Fundación Ellen Macarthur4, la causa raíz de todo este desperdicio es la estructura actual de la economía: tomamos materiales de la tierra, fabricamos productos a partir de ellos y, finalmente, los tiramos como desechos. La fundación aboga por una transición de esta llamada economía lineal a una economía circular, en la que detengamos la producción de residuos en primer lugar.

La economía circular se basa en tres principios: eliminar los residuos y la contaminación; hacer circular productos y materiales (en su valor más alto); y regenerar la naturaleza. Se basa en una transición hacia la energía y los materiales renovables, y desacopla la actividad económica del consumo de recursos finitos. La fundación afirma que el sistema es resistente y bueno para los negocios, las personas y el medio ambiente.

Claramente, las soluciones de embalaje sostenibles son un elemento importante de cualquier transición a una economía circular.

Customer Paying For Shopping At Checkout Of Sustainable Plastic Free Grocery Store

Soluciones de embalaje sostenibles

A continuación se muestra una gama de opciones de envases ecológicos5 a considerar. La pregunta es, ¿cuáles son apropiados para tu negocio en particular?

Cacahuetes biodegradables

Estos son una alternativa más sostenible a la espuma de poliestireno, que también se conoce como EPS (espuma de poliestireno expandido). La espuma de poliestireno ha sido prohibida en muchos países debido a su impacto ambiental. Uno de los materiales de embalaje tradicionales, amortigua contra los golpes y ayuda a evitar que los productos se muevan durante el tránsito. Pero no es biodegradable ni se puede reciclar económicamente, y a menudo se encuentra en nuestros ríos y océanos.

Si bien amortiguan tan bien como la espuma de poliestireno, los cacahuetes de aire biodegradables hechos de materiales naturales son más sostenibles y más baratos.

Harts of Stur, un minorista de electrodomésticos de cocina y artículos para el hogar del Reino Unido, es una empresa que ha cambiado a esta forma de envasado de Greenlight Packaging, para el deleite de sus clientes6.

"La reacción a nuestros envases ecológicos ha sido abrumadora. ¡Los clientes están muy contentos de que utilicemos una alternativa ecológica al poliestireno!"  Harts de Stur

Papel de burbujas corrugado

Un favorito de embalaje tradicional, el plástico de burbujas ayuda a proteger los artículos frágiles durante el envío. Sin embargo, al ser a base de plástico, definitivamente no es un empaque ecológico.

Una alternativa sostenible es una envoltura hecha de cartón corrugado reciclado. En lugar de eliminar o reciclar los residuos de cartón post-consumo, el material recibe una vida adicional como agente de amortiguación. Se hacen pequeños cortes para producir un efecto tipo concertina que protege contra los golpes al igual que el plástico de burbujas.

Almohadas de aire hechas de materiales reciclados

Las almohadas de aire inflables son otra solución de embalaje sostenible para su uso en lugar de espuma de poliestireno o plástico de burbujas. Disponibles en una variedad de tamaños, son ideales para llenar huecos en cajas o proporcionar amortiguación alrededor de artículos empacados.

Las almohadas de aire son bolsas pequeñas que se pueden inflar, por lo que consisten principalmente en aire. Esto reduce el plástico utilizado en su producción y transporte en comparación con otros materiales de amortiguación. Si bien se pueden reutilizar y reciclar, es importante elegir versiones hechas de materiales 100% reciclados y biodegradables.

Cartón reciclado

Las cajas de cartón son omnipresentes como embalaje exterior. En comparación con el plástico, una caja de cartón reduce las emisiones de aceite y CO2 en un 60%7. Y, como material orgánico, el cartón es 100% biodegradable y se puede reciclar varias veces.

Aun así, aunque el cartón definitivamente cuenta como empaque verde, tiene inconvenientes ambientales. Cuando se vierte en vertederos, su biodegradación emite gas metano, creando una huella de carbono sustancial. Además, está hecho de fibras de árboles, lo que aumenta el riesgo de deforestación. Para mitigar esto, trata de obtener papel y cartón reciclados postconsumo o postindustriales, y busca materiales que estén certificados para respaldar los bosques gestionados de manera sostenible.

Envasado de almidón de maíz

El almidón de maíz es un material orgánico que se obtiene de la planta del maíz. Tiene propiedades similares al plástico, por lo que es una alternativa de plástico eficaz y más sostenible en muchas formas, desde botellas hasta envases de película suelta.

Sin embargo, como el almidón de maíz se deriva de los granos de maíz, compite con los sistemas de suministro de alimentos humanos y animales, posiblemente haciendo que el maíz sea más caro. Por lo tanto, si bien tiene excelentes propiedades para el embalaje, es posible que prefieras optar por un sustituto de plástico diferente.

Plásticos biodegradables y reciclados

Si la naturaleza de tu producto implica el uso de envases de plástico, al menos puedes optar por opciones 100% recicladas o biodegradables, aunque el plástico solo se puede reciclar un número limitado de veces antes de terminar en el vertedero. Una alternativa más ecológica sería utilizar materiales plásticos biodegradables, que pueden descomponerse gracias a microorganismos vivos.

Aunque hay algunos bioplásticos que compiten con los suministros de alimentos humanos, como los hechos de almidón de maíz, caña de azúcar y trigo, también existen poliésteres microbianos o polihidroxialcanoatos (PHA). Los PHA son poliésteres sintetizados y almacenados por diversos microorganismos. El único inconveniente es el costo adicional de carbono necesario para que los microorganismos metabolizen y produzcan estos poliésteres biodegradables, aunque los aceites de cocina usados y los aceites animales son opciones prometedoras, rentables y sostenibles. Empresas que han introducido el plástico PHA en sus cadenas de suministro incluyen Nestlé, Pepsico y Bacardi.

Textiles ecológicos orgánicos

El embalaje textil ecológico reduce el desperdicio, ya que está hecho de materiales duraderos y de uso múltiple como cáñamo orgánico, algodón orgánico o reciclado, tapioca u hojas de palma. Todos son biodegradables, por lo que tardan menos tiempo en descomponerse de forma natural. Los ejemplos de uso incluyen algodón orgánico para amortiguar, lino y popelina como fundas o bolsas antiarañazos, y cinta de cáñamo para agrupar productos.

Innovaciones en envases sostenibles

Si bien el empaque verde es una tendencia global en sí misma, y las soluciones de empaque sostenible discutidas anteriormente son parte de ella, aquí hay otros tres tipos de empaques innovadores que podrían surgir como opciones clave en el futuro.

Envasado de setas

El empaque de hongos realmente está hecho de hongos. Utiliza un proceso que combina residuos agrícolas prelimpiados con raíces de hongos. Esta materia prima se moldea en la forma requerida, se seca y se utiliza como embalaje. Los desechos agrícolas no se pueden usar para alimentos, por lo que el empaque de hongos evita el dilema ético que el empaque de almidón de maíz trae consigo. También se degrada naturalmente a un ritmo muy rápido. Aun así, a pesar de su idoneidad como embalaje sostenible, actualmente solo es factible para artículos más pequeños.

Embalaje de algas marinas

Las algas marinas son una solución de envasado sostenible hecha de agar, una sustancia gelatinosa que se encuentra en muchas algas y algas. El agar se extrae y se deshidrata para producir un material apropiado para el envasado. Al estar hecho de una materia prima abundante y sostenible, el envasado de algas marinas podría convertirse en una de las grandes tendencias en envases ecológicos.

Láminas comestibles

La lámina comestible es una solución de envasado sostenible de vanguardia, más apropiada para productos alimenticios, con un mercado global que se espera que alcance los $ 4,2 mil millones para 20288. Potencialmente, podría frenar el desperdicio de alimentos y envases, al tiempo que reduce la lixiviación química del plástico.

Se pueden usar diferentes productos naturales para crear envases comestibles, pero el más efectivo y ampliamente utilizado es el quitosano, un azúcar hecho de las conchas de quitina de los crustáceos. Esto hace que el quitosano sea uno de los biopolímeros más abundantes, y los envases comestibles sean una alternativa mucho más ecológica que los plásticos.

Eco vendor go green packaging parcel carton box

Checklist de soluciones de envasado ecológicas

Aquí hay seis maneras de hacer que tu embalaje sea más sostenible. Estudia cuál podría funcionar para ti:

  1. Insistir en materiales de embalaje sostenibles que puedan ser reutilizados.
  2. Utilizar envases biodegradables y compostables.
  3. Reduce el tamaño de tu embalaje.
  4. Adapta el embalaje del producto para que sea fácil de enviar.
  5. Permitir que los clientes devuelvan y reutilicen los contenedores de productos vacíos.
  6. Enviar artículos a granel.

Para obtener asesoramiento sobre otras formas de hacer que su envío sea más ecológico, comunícate con tu representante de ventas de DHL.